| Home | Visitas imprescindibles Venecia | Alojamiento en Venecia | Palacios de Venecia | Iglesias de Venecia | Viajes a Venecia |


Góndolas de Venecia

Venecia está rodeada de cientos de canales. Desde hace siglos la góndola ha sido el principal modo para desplazarse a través de estos canales, aunque en los últimos años su uso se ha ido dedicando, casi de forma exclusiva, para los turistas que visitan la ciudad.

Góndolas en un canal de Venecia

Los gondoleros

La profesión de gondoleros es hereditaria, pasando de padres a hijos desde hace siglos.

Los gondoleros deben aprobar un examen de arte e historia para poder ejercer como tales. Visten con una camiseta a rallas, pantalón negro y un gorro de paja con una cinta.

Las góndolas

La construcción de una góndola se realiza de forma totalmente artesanal, lo que hace que el tiempo de construcción sea de unos 3 meses y su precio se dispare hasta aproximadamente los 100.000 euros.

En su origen, las góndolas eran de color negro pero posteriormente pasaron a utilizar colores llamativos como signo de riqueza. En el año 1562 se prohibieron estas muestras de riqueza y todas las góndolas volvieron a ser de color negro. Actualmente las góndolas siguen siendo negras aunque existen diversas góndolas ceremoniales que se encuentran realizadas en colores llamativos.

Disfrutar de las góndolas

No hay mejor manera que adentrarse por los pequeños canales de Venecia que en góndola. Eso sí, el capricho de ir en góndola ese bastante caro, el precio es de aproximadamente 100 euros por unos 45 minutos de trayecto, aunque si se negocia un poco con el gondolero puede que nos haga un pequeño descuento.

Este precio puede variar según la hora en la que se decida realizar el paseo én góndola. A última hora de la tarde y por la noche suele ser más caro que durante el día o primera hora de la tarde.

Góndolas en Venecia

Es bastante habitual compartir la góndola con algunos turistas más ya que de esta forma el precio de 100 euros se consigue repartir entre varias personas, lo que hace que sea bastante más asequible el pequeño lujo del paseo en góndola. QuÉ duda cabe de que si se va en pareja resulta mucho más romántico realizar el paseo en góndola solos y no compartirla con otros turistas.